El Snowboard no es más que una mezcla entre el esquí y el skateboard.

La técnica es intentar mantener el equilibrio sobre una tabla y deslizarse por la nieve intentando, para los más experimentados, alguna que otra acrobacia.

Eso sí: ¡no te creas que es muy fácil!, los que saben dicen que más difícil que esquiar y que hay que practicar mucho y aguantarse muchos porrazos.

 

El boom del Snowboard se dio a principios de 1990 y se convirtió en una opción distinta del clásico esquí.

Algunos esquiadores con ganas de emociones fuertes encontraron en el Snowboard una nueva forma de divertirse y de experimentar nuevas y más arriesgadas pruebas.

El material usado es muy parecido al del esquí, pero con la única diferencia que no se utilizan ni esquís ni palos, sino una tabla en forma de bañera que se ajusta a los dos pies del esquiador por medio de sus botas y que le permite deslizarse usando como único control, su cuerpo. ¡Qué difícil!

 

Los lugares donde se practica este deporte son paraísos para los fanáticos porque tienen laderas para poder deslizarse fácilmente con una tabla.

En los Alpes Suizos hay unas pistas bárbaras ó en España con las pistas del Pirineo catalán y Sierra Nevada en Granada. En muchas de ellas se dan clases con tutores especializados en la práctica de Snowboard.

Esto también se encuentra en Chile, y en Argentina en la zona de la Patagonia, donde hay muy buenas pistas para practicarlo.